sábado, 19 de octubre de 2013

El abuelo Pupi

Hoy te quiero hablar de tu abuelo Pupi (Juan Carlos), que un día como hoy hace 7 años nos dejó para siempre, por culpa de un cáncer de pulmón, bueno, sobretodo por culpa de su adicción extrema al tabaco, porque tu abuelo Pupi era un cigarro a un hombre pegado, tal como suena. Tu abuelo Pupi era especial, un hombre de su tiempo muy pardal, egoísta como lo eran la mayoría de los hombres de su tiempo por educación, pero la mayor parte de culpa la tenía la abuela Juana, que lo malcrió, que lo mal acostumbró. Tu abuelo Pupi no era machista, yo no note jamás que hiciera diferencias entre tus tíos hombres y nosotras las chicas, siempre nos trató igual en cuanto derechos, pero si que era muy pardal y por eso la que escribe y el tuvieron muchos encontronazos, porque tu madre no sabe callarse ni debajo del agua y tenía que decir lo que pensaba si o si, y para tu abuelo Pupi, tan acostumbrado a hacer lo que siempre le daba la gana, yo era una piedra en su zapato. Ahora que lo veo desde la distancia me arrepiento mucho, no de haberle dado caña, porque eso va conmigo, eso soy yo, pero si de haber disfrutado más de los momentos que pasamos juntos, de haber intentado tener conversaciones prolongadas con el, de ser más agradable con el, de querer conocerlo un poco más, porque la verdad muchas cosas de tu abuelo Pupi las conocí después de muerto. Tu abuelo Pupi era un gran hombre, un buen hombre, que nos enseño muchos valores a todos sus hijos, pero no con la palabra solo, sino con su gran ejemplo. Era un hombre honrado, un hombre íntegro. Para dar un ejemplo, en las fiestas de Palmañola (esas que tu has disfrutado este año por primera vez), el fue durante muchos años uno de los organizadores; cuando repartían regalos de propaganda como gorras, llaveros, etc a los niños que habían participado, tu abuelo solía ser uno de los encargados de repartirlos, pues bien, casi siempre me quedaba sin, porque me dejaba para la última, y lo que yo en ese momento veía como"mi padre  no me quiere" ahora lo veo como un ejemplo, por que no pudieran decir que hacía favoristismos, lo dicho, un hombre integro, igual que los políticos, vamos. Son tantas cosas buenas vividas junto a el, junto a esa gran familia que formamos todos.  Tu abuelo no era participativo en nuestras juergas de la misma forma pasional que los demás (en eso hemos salido más Cubis), pero le encantaba estar allí, ver, observar,con su gran sonrisa, con su postura favorita. La noche de Reyes, siempre tan especial en esta casa, cuando conseguíamos  que se levantara por la mañana, que le costaba, teníamos que rogarle mucho para que bajara, se sentaba en el rincón de la chimenea, con un cigarro entre los dedos y su gran nariz apoyada en la otra mano y nos observaba gritar,abrir, reír, aplaudir...siempre con esa sonrisa de orgullo de ver a su familia disfrutar. Que sonrisa más orgullosa tenía siempre que miraba a sus hijos hacer payasadas, como le gustaba vernos a tu padre  y a mi con las tonterías típicas de los enamorados.A el le gustaban ese tipo de cosas, le gustaba ver que la gente disfrutaba y se lo pasaba bien, porque el era un "disfrutador" disfrutó la vida a tope, con sus mil aficiones, con sus mil "curollas"  que siempre llenaban su cabeza... sus pajaritos, el teatro, el coro, el fútbol, la pesca, los bailes con sus hijos, sus viajes...disfruto mucho la vida, con eso nos quedamos. Y también con el brillo de sus ojos, por que sabes, pequeña mía? eso es algo que me he dado cuenta luego, que a tu abuelo le brillaban los ojos de forma especial, era un brillo muy intenso. Tu abuelo a lo mejor no decía con la palabra(que también, era un gran orador, un hombre muy inteligente), pero con sus ojos decía mucho, pero mucho. A mi me dijo muchas veces con esos ojos que se sentía herido, dolido y yo no hice caso, seguí dándole caña, porque esa soy yo, doña caña. No me arrepiento de eso porque creo que alguien lo tenía que espabilar a veces, pero si de las formas, si de no haber aprovechado más con el los buenos momentos...Así como te he dicho que tu abuelo era muy inteligente, que lo era, para la vida cotidiana no podía haber un hombre más inútil, que se ahogaba en un vaso de agua con problemas cotidianos, fáciles de resolver, o que no sabía cambiarle las pilas a una radio y todo era "Joana i això?", no se que hubiera hecho el abuelo Pupi sin tu abuela Juana, porque es bien cierto que detrás de todo gran hombre siempre hay una gran, gran mujer y esa es tu abuela Juana, mi amor. Tus abuelos nos han llenado de ejemplos para ser buenas personas, honradas, confiadas, integras, nos han dado unos valores extraordinarios, luego cada uno de nosotros los ha cogido como los ha cogido, somos los 4 muy diferentes, con nuestras propias ideas, nuestra forma de ser, pero creo que todos tenemos mucho en común, y son esos grandes valores que nos transmitieron tus abuelos y espero saber transmitirte a ti, aunque ahora tu abuela diga que nos educaría de otra forma, que de lo buenos que somos somos tontos rematados, jejeje, pero eso lo ve ella como madre, no somos tan buenos. Desde aquí decirle a tu abuelo Pupi que sigue con nosotros,que le seguimos recordando y añorando cada momento, que no haga caso a la abuela, que todavía no se la tiene que llevar que la necesitamos mucho aquí y eso el lo sabe. Que su nieta Helena lo tiene muy presente y que también haremos que sus nuevos nietos lo quieran y respeten desde la distancia y sepan que hubieran tenido un gran abuelo, su abuelo Pupi!!! Con permiso de Helena que fue quien lo bautizó así. 




Y todas estas grandes sonrisas van por ti, abu!!!!!

2 comentarios:

  1. uf madrina, m'has fet plorar... sempre estarà present en tots, vos estim!!!!!

    ResponderEliminar